Hace años que la Administración Pública está tomando medidas para que todos sus sistemas informáticos utilicen Software Libre, algunas tentativas han tenido más o menos éxito como es el caso de Guadalinex en las comunidades de Extremadura, Andalucía y Canarias, pero lo que está cada vez más claro es que el software no propietario acabará tarde o temprano implantándose en la administración.

Tal es el caso de LibreOffice que, gracias a su altruista y grandiosa comunidad, se ha convertido en la herramienta ofimática de software libre de mayor éxito en las oficinas públicas y gran parte de este éxito se debe a su antecesor OpenOffice. Por tanto, el procesador de textos Writer y la hoja de cálculo Calc, cubren sin lugar a dudas con las necesidades básicas de cualquier puesto de trabajo donde se utilice un ordenador y, por tanto, cualquier inversión que hagamos en aprender estas herramientas, acabará por verse recompensada.